Cómo nadar para perder peso

Cómo nadar para perder peso
¿Le gustaría perder algunos kilos y está buscando un deporte adecuado para lograr este objetivo? La natación es una forma excelente de quemar grasa y perder peso. Aquí tienes algunos consejos para alcanzar tu peso deseado más rápidamente.

La natación es un deporte excelente para perder peso

La natación es uno de los deportes con mayor consumo energético y, por tanto, es excelente para quemar grasa y perder peso. Debido a la activación de grandes grupos musculares en todo el cuerpo y a la diferencia de temperatura con el agua, el cuerpo consume entre 430 y 720 kilocalorías (kcal) por hora, dependiendo de la intensidad de nado. Se trata de una cantidad considerable, teniendo en cuenta que el consumo medio de energía de un ser humano es de unas 2000 - 2500 kcal al día. A diferencia de otros deportes como el running, la natación también es muy suave para las articulaciones y puede realizarse a diario sin problemas.

Como regla general, un kilo de grasa corporal contiene unas 7000 kcal. Por lo tanto, para quemar un kilogramo de grasa corporal, hay que realizar unos 17 entrenamientos de natación de 45 minutos cada uno. Un requisito previo para una pérdida de peso eficaz es, por supuesto, que no se aumente la ingesta de alimentos al mismo tiempo. Si también se modifica la dieta -por ejemplo, reduciendo los alimentos que contienen carbohidratos- se puede alcanzar el peso deseado con mayor rapidez.

En este artículo hemos recopilado los mejores consejos para perder peso nadando.

1. Ajusta tus hábitos alimenticios

Para perder peso, el cuerpo debe consumir más calorías de las que recibe. Por lo tanto, la pérdida de peso sólo es realista si las calorías quemadas al nadar no se reponen en forma de comida y bebida. Una dieta probada consiste en limitar el consumo de alimentos con alto contenido en carbohidratos. Estos incluyen el pan, la pasta, las patatas, el arroz y los dulces. Si no quieres renunciar a ellos por completo, también puedes limitar la ingesta de carbohidratos a una ventana de tiempo, por ejemplo, sólo por la tarde después de las 18:00 (Ayuno intermitente). Puedes encontrar más información sobre esto aquí.

2. Ve a nadar varias veces a la semana

La mejor manera de hacerlo es crear un hábito e ir a nadar siempre a la misma hora los mismos días de la semana. Lo ideal para una pérdida de peso óptima sería de 4 a 5 veces a la semana, pero en última instancia cada sesión de natación adicional es un éxito.

3. Intenta mejorar tu técnica de natación

La motivación para nadar es mucho mayor con un objetivo concreto que si sólo quieres perder peso. Trabaja tu técnica de brazos, piernas y respiración durante cada sesión de entrenamiento y disfruta de los éxitos que aparecerán con un entrenamiento regular. La aplicación Swim Coach puede ayudarte a elaborar entrenamientos de técnica variada en función de tu nivel y del tiempo del que dispongas. Cuanto mejor nades, más disfrutarás de este deporte y más distancias cubrirás en cada sesión de entrenamiento. Esto también te ayudará a alcanzar tu peso deseado mucho más rápido.

4. Consigue remos, aletas y una boya de arrastre

El equipo de natación no cuesta mucho dinero, pero hace que la natación sea mucho más variada y también te ayuda a perder peso. Los remos y las aletas aumentan la resistencia del agua y, por lo tanto, favorecen el desarrollo muscular. Esto no sólo te da una forma corporal bien definida, sino que al mismo tiempo aumenta tu consumo energético diario general debido al aumento de la masa muscular. Un Pull Buoy evita que las piernas se hundan y asegura así una mejor posición en el agua.

5. Nadar por la mañana antes de desayunar

Este consejo no es factible para todo el mundo, pero definitivamente vale la pena intentarlo (por ejemplo, los fines de semana). Por la mañana, en un estado sobrio, es más fácil que el cuerpo utilice las reservas de grasa como fuente de energía.

6. Nadar con diferentes intensidades

Utilizará más energía y progresará más rápidamente al nadar si varía la intensidad. Una forma de hacerlo es alternar entre nadar 25 metros cómodamente y 25 metros muy rápido. Si creas un plan de entrenamiento en la Swim Coach App con el enfoque “Velocidad”, obtendrás entrenamientos adecuados. Además del mayor consumo de energía durante la natación a intervalos, también entrenarás tu corazón y serás más eficiente en la vida diaria.

7. Nadar en todos los estilos de natación

La variedad es la clave para una motivación duradera en la natación y también te ayuda a desarrollar una buena sensación para el agua. Por lo tanto, acostúmbrate a nadar en los cuatro estilos (braza, crawl, espalda y mariposa). Quemarás más calorías en mariposa, luego en crawl, seguido de la espalda y la braza.

8. Establece objetivos a largo plazo

Los hábitos que puedes mantener durante un largo periodo de tiempo son los mejores. Esto se aplica tanto al entrenamiento de natación como a la nutrición. Por lo tanto, elija objetivos realistas y aumente lentamente su volumen de entrenamiento. De este modo, es mucho más probable que mantengas la motivación y alcances tu objetivo de peso.

9. Absténgase de picar algo antes de nadar

Puedes sentirte débil durante tus primeros entrenamientos de natación si no has comido nada antes. A cambio, entrenarás para quemar grasa y después de unas semanas te sentirás en forma incluso sin barritas energéticas antes de nadar.

10. Hazte un plan de entrenamiento

Cuando llegues a la piscina, ya deberías saber qué entrenamiento te espera. Si no tienes un plan y un objetivo, hay muchas posibilidades de que termines el entrenamiento antes de lo previsto. Con un plan en el bolsillo, el obstáculo de abandonar la sesión de natación antes de tiempo es mucho mayor. Si no tienes tiempo o no te apetece elaborar un plan tú mismo, la Swim Coach App puede ayudarte.

Descarga la aplicación ahora

La aplicación Swim Coach está disponible para Android e iOS.

Downloads
App Rating